Pascua, el conejo y el chocolate

Dulces a la vista: Chocolate y sostenibilidad

Easter_nest_with_coloured_Easter_eggs_2023_4, imagen de Geolina163, CC BY-SA 4.0 <https:>, vía Wikimedia Commons</https:>

La Pascua ha dejado su marca de chocolate.
Como una de las celebraciones más importantes del calendario cristiano, la Pascua ha desarrollado a lo largo de los años una serie de tradiciones y costumbres que la convierten en un acontecimiento especial. Todos los años, los niños esperan con impaciencia la llegada de los huevos de colores que esconde el Conejo de Pascua. Junto con los huevos de Pascua, el chocolate es una de las sorpresas de Pascua más populares en estos días.

Es una oportunidad para reflexionar sobre este capricho favorito, incluido el mío, porque detrás se esconde una realidad menos agradable. Las plantas de cacao consumen mucho agua y requieren mucha tierra. La producción de chocolate consume enormes cantidades de recursos. ¿Sabía que se necesitan 1953 litros de agua para producir unos 100 gramos de chocolate? Eso equivale a unas once bañeras de agua.
A esto hay que añadir las condiciones de trabajo, a menudo inhumanas, y el trabajo infantil en los países productores. Pero, ¿cómo se supone que vamos a disfrutar de nuestro capricho favorito a la luz de estos hechos?

Seré más consciente y responsable con mi consumo de chocolate. En el futuro, disfrutaré del chocolate ecológico y de comercio justo. Aunque estos productos sean un poco más caros, el placer de un chocolate con mi té después del trabajo merece la pena.

¿Te aseguras de que tu consumo de chocolate es sostenible? ¿Cuáles son tus experiencias y consejos para disfrutar del chocolate de forma consciente y responsable?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *